"La belleza, cuanto menos vestida, mejor vestida está."
-- John Fletcher (1579-1625) Dramaturgo británico.

09 junio 2008

¿No sabes cómo maquillarte?

Un buen maquillaje siempre será nuestra carta de presentación, un rostro presentable cambia mucho la percepción que puedan tener los demás sobre nosotras. Por esto, debemos saber maquillarnos como herramienta para mejorar nuestra presencia.

Unos ojos bien delineados, un cutis limpio y mejillas con rubor moderado, unos labios sedosos con un color acorde al tono de piel son algunas de las claves para que la cara se convierta en una “tarjeta de presentación”.

Es importante tomar en cuenta que aunque se quiera llamar la atención, es mejor hacerlo de manera sutil, con un maquillaje bien cuidado y delicado, porque no podemos correr el riesgo de parecer una atracción de un circo en decadencia.

A continuación algunas técnicas:

* Preparar la piel:
Aplicar una crema hidratante para crear una capa protectora, preferible si tiene algún factor de protección solar. Actualmente se pueden conseguir algunas que contienen color y permiten mejorar el tono de la piel.

* Aplicar la base:
Valerse de una base en cualquiera de sus presentaciones: cremosa, líquida o compacta; permitirá unificar el color y relieve de la piel. Para escoger el color adecuado debes fijarte en una que se adapte al tono de tu piel. Utiliza las yemas de los dedos para aplicarla arrastrándola siempre hacia la línea del pelo y del cuello, para esfumar los contornos y el exceso, utiliza una esponjita.

* Eliminar imperfecciones:
Para eliminar granitos y otros defectos de la piel como las ojeras, aplica corrector sobre la zona afectada. Para elegir el tono tendrás que evaluar el que mejor se adapte al color natural de tu piel, y para el caso de las ojeras utiliza un tono apenas más claro.

* Empolvarse:
Los polvos son el recurso ideal para: fijar el maquillaje, uniformar la aplicación del rubor, crear matices, y liberar el brillo que suele quedar en la piel tras la aplicación de la base. Se aplica con una mota o esponja, haciendo énfasis en la zona T.

* Limpiar:
Para eliminar el excedente de polvo y/o maquillaje puedes utilizar un pincel en forma de escobilla o una brocha.

* Resaltar las mejillas:
El rubor le otorga al rostro un aspecto vivo y saludable. En cuanto al color, lo ideal es elegir un tono similar al color que adquieren tus mejillas cuando se ruborizan. Utiliza una brocha gruesa y redonda, y aplica un poco de rubor en la parte alta del pómulo para luego arrastrarlo suavemente con la brocha hasta el hueco de la mejilla, realizando movimientos circulares y esfumando los contornos. Finalmente lo puedes matizar con un poco de polvo.

Fuentes consultadas:
* ¡No sé cómo maquillarme! / Eva y Adán / Correo del Caroní / www.correodelcaroni.com
(Citando: modaenlaweb.com.ar)

Imagen:
© Woman / zeafonso (Afonso Lima) / Stock.xchng

17 enero 2008

Maquillaje ahumado o fumé: intenso y misterioso

La moda excesiva de los años 80 y la onda punk se han convertido en la inspiración de diseñadores y creadores para esta temporada que desentierra a la chica rebelde como respuesta a años de tendencias románticas, palaciegas y de “niña buena”.

Los colores se vuelven intensos y misteriosos, con tonos de alto voltaje que nos trasladan a la era del desenfreno y la creatividad más exagerada. Si quieres triunfar esta temporada y eres una mujer que le gusta estar al día con las tendencias puedes probar el maquillaje ahumado o fumé.

Este tipo de maquillaje hace hincapié en la mirada, resaltándola y ofreciendo un aspecto espectacular y seductor. Los ojos se maquillan con tonos oscuros pero frescos como el azul marino, cobalto, marrón chocolate, café, gris plata, gris carbón y negro. Tú eliges la versión que mejor se adapte a ti, eligiendo desde el ahumado más recatado hasta la apuesta más radical y oscura.

¿Cómo conseguirlo?

Para lograr los ojos sensuales de efectos fumé comienza delineando con un lápiz la parte superior e inferior de las pestañas, si lo deseas puedes acentuar la esquinas exteriores para lograr un efecto felino.

Luego, traza una línea por encima con una sombra en polvo de textura mate en tono a juego y difumina hacia el pliegue del ojo con trazos hacia fuera, sin llegar al hueso de las cejas. Si luce muy opaco prueba aplicando un toque de sombra luminosa sobre el pliegue. Para completar el efecto ahumado aplica una mascara de pestañas que cree volumen.

El resto del rostro debe permanecer suave y moderado, sin competir con la intensidad de los ojos, para ello utiliza una base de maquillaje muy ligera y sutiles tonos rosas o melocotón en las mejillas y labios.

Fuentes consultadas:
* Cosmo Belleza / Revista Cosmopolitan Style
* Estilos / www.eluniversal.com.mx
* Favoritos / www.maccosmetics.es
* Tendencias en Maquillaje / www.vidalsonline.com

Imágenes:
* Gentle Fume Eyes 4 / MAC Cosmetics

* Collage a partir de Revista Cosmopolitan Style

04 enero 2008

Mirada radiante

Los ojos están envueltos con la piel más fina de todo el rostro, una cualidad que se traduce en extrema sensibilidad. A esto le agregamos las arrugas prematuras fruto de la gesticulación, las ojeras y las bolsas. Nuestra mirada necesita de atenciones especiales para que luzca una apariencia radiante.

Contorno de ojos, aliado vital

El contorno de ojos, es una crema especialmente diseñado para ésta área tan delicada. Sus principales acciones son hidratar, oxigenar (una de las causas de la formación de ojeras es la mala oxigenación) y ayudar a la regeneración de las células. Algunos también aportan luminosidad.

Hay fórmulas que incluyen ingredientes naturales como el aceite de almendras o la rosa mosqueta. Otras lo consiguen con revolucionarias tecnologías de laboratorios, destinadas a líneas de productos sofisticados que aseguran, entre otras maravillas, estimular la respiración de la piel.

La cantidad a aplicar de de este producto debe ser equivalente a un granito de arroz. No apliques más porque a la piel le costará drenar y la zona parecerá inflamada.

Corrector de ojeras, maquillaje iluminador

Para conseguir un maquillaje luminoso los mejores aliados son los correctores, que aplicados estratégicamente harán desaparecer las imperfecciones dejando la piel preparada para recibir las sombras, que aplicadas en tonos claros y formas simples aportarán a los ojos una luz radiante.

El corrector de ojeras tiene la finalidad de iluminar el surco que hunde el párpado inferior, además corrige el color oscuro que en general presenta esta zona. Para el caso de las ojeras muy marcadas se recomienda aplicar un pre-corrector en tono rosa para que contrarreste la tonalidad morada de las ojeras.

Aplica un corrector apropiado al tono de la piel alrededor de los ojos (puede ser un poco más claro que el tono de tu piel), justo donde aparece la ojera y también el párpado. Traza líneas firmes desde el lagrimal y en dirección de la ojera. Difumínalo con un pincel o con las yemas de los dedos (con suaves bombeos). Recuerda que debes poner el producto justo ya que si te excedes podrías acentuar las líneas de expresión.

Fuentes consultadas:
* Belleza y Color / Revista Maquillaje paso a paso
* Estilos y propuestas / Revista Maquillaje paso a paso
* María Elvira / Belleza / Revista
unica